Dicen que las excusas son para el que no quiere hacer las cosas. Es por eso que hoy te enumeramos algunas que normalmente impiden a una persona lanzarse al camino del emprendimiento. De una vez, te enumeramos también algunas soluciones para que puedas evitar esas barreras mentales. Debes tener muy claro que en la mente de un emprendedor no debe haber espacio para las excusas. Porque “un emprendedor ve oportunidades donde otros solo ven problemas”.

  1. “No tengo tiempo”.

Maneja mejor tu tiempo.  Organízate, haz un calendario y dedícale al menos dos horas al día a ese proyecto que quieres realizar. Si verdaderamente deseas hacer realidad esa idea, encontrarás el tiempo para trabajarla.

  1. “Soy muy joven”

Ser “demasiado joven” nunca debería ser una barrera para que una persona emprenda en busca de comenzar o continuar su sueño. Al contrario, debe ser una ventaja. Así que si eres de los que te limitas hacer las cosas por tu edad, cambia ese pensamiento.

  1. “Soy demasiado viejo”

Si eres de los que utilizas esto como excusa para no comenzar a trabajar por eso que anhelas, estás equivocado. Resulta que nunca es tarde para emprender. La edad no determina tu capacidad para hacer las cosas, eso lo determina tu actitud.

  1. “No tengo suficiente dinero”

¿Quién dice que necesitas dinero para comenzar a trabajar por tus sueños? El dinero sí es necesario, pero no para comenzar. Algunas de las personas más exitosas de nuestros tiempos salieron de la pobreza para convertirse en titanes de sus industrias: Oprah Winfrey, Gordon Ramsey, LeBron James y muchos otros crecieron muy pobres y con escasas probabilidades de éxito. Trabajaron duro y esa fue la riqueza que los hizo llegar a donde están.

  1. “A nadie le interesa lo que tengo que decir”

Conviértete en una fuente confiable de la industria en la que aspirar emprender. Lee más, ve videos en YouTube, sal y experimenta, y no le temas a las nuevas experiencias.

  1. “Nunca lo haré”

Esta es solo una barrera mental que simplemente limita tus posibilidades de alcanzar lo que quieres. Piensa de manera positiva, por más imposible que parezca la meta, ponte en la mente que lo vas a lograr. Definitivamente, debes rodearte de personas que te ayuden a confiar en ti.

  1. “No tengo las conexiones correctas”

Seguramente sería más fácil tener esas personas a tu alrededor que tengan la capacidad de ayudarte en lo que estás haciendo, pero no siempre es así. Así que esas conexiones las tienes que hacer tú y hoy día no es tan difícil. Haz un LinkedIn y comienza a contactarte con expertos y personas de negocios exitosas que podrían darte su tiempo. Igualmente, puedes utilizar el resto de las redes sociales para crear estas conexiones.

 8. “No soy lo suficientemente talentoso”

Siempre recuerda esto:  “El trabajo duro supera al talento cuando el talento no funciona”.

¡Emprender es posible!

 

Fuente: 30 Excuses Stopping You from Living Your Best Life (and 30 Solutions to Overcome Them)- Personal Growth