El miedo a fracasar tiende a ser uno de los principales factores al momento de emprender. Para Maryangie Torres Solano eso no fue una excusa para detenerse y comenzar a desarrollar su idea.

Formada entre un ambiente de estilistas apasionados en el campo de la belleza, Maryangie  identificó una oportunidad dentro de su entorno.

La joven estudiante de Biomédica se encontraba en su casa cuando su madre, una estilista profesional, le comentó sobre la idea de crear un salón de belleza con un sistema de membresías. Fue en ese momento donde Maryangie decidió comenzar una investigación sobre el mercado de esta industria en Puerto Rico.

Es entonces, cuando la joven de 24 años decide crear «Veso». Una compañía con un sistema de membresías muy peculiar que permite programar citas para el secado de cabello.

Maryangie describe su experiencia emprendedora como un salto lleno de riesgos pero que al final vale la pena. “Yo comencé sin dinero, todo se me caía encima, porque no tenía trabajo. No me detuve y simplemente decidí comenzar con lo que tenía. El mejor consejo que puedo dar es que cuando tengan una idea comiencen con lo que tengan. Si tienes 15 dólares en tu bolsillo, comienza con 15 dólares”, recomendó la empresaria.

La emprendedora cuenta que en el comienzo crearon un website simple  y comenzaron a vender las membresías. “Una vez llegó la idea, montamos una página que no era muy bonita pero la realidad es que vendimos y nos dimos cuenta que tenía potencial”, resaltó.

El concepto «Veso» busca “que las personas puedan ir a los salones de manera conveniente donde  puedan hacer sus citas por el celular y recibir descuentos en el secado de cabello. Los clientes pueden compran la membresía y con su email el sistema los verifica, te confirma y te ubica un salón dependiendo tu localidad. No importa donde te encuentres vas a tener un salón dentro de la red”, explicó Torres.

Ofreciendo un costo fijo por el secado de cabello y facilitando el proceso de hacer citas. «Veso» busca crear una experiencia conveniente entre susclientela.  Sus clientes solo necesitan escoger una membresía entre las cuatro disponibles que incluyen la cantidad de servicios mensuales. Una vez la membresía es escogida la clientela comparte su localización y el día para la cita, lo demás es organizado por la red.

“Lo bueno es que según la experiencia de las clientas les sobra dinero para otros servicios. Los estilistas tienen más clientas, más propina y pueden venderle más servicios”, agregó.

Como emprendedora, Torres tiene planes a largo plazo con miras a expandir su negocio.  “Lo vemos fuera de Puerto Rico como una red global de clientes y salones. Queremos ser el botón de la belleza en todos los dispositivos móviles”.

Sin miedo y decidida, Maryangie decidió emprender apostando a sus ideas y talento. ¡No tengas miedo y emprende!