Por: Carlos A. Sánchez

En la actualidad a nivel global nos movemos bajo una economía que es lineal. Es decir, es una economía que está basada en obtener recursos, producir, consumir y al final de la cadena desechar. Este es el escenario que hemos visto en las pasadas décadas con el desarrollo industrial. Sin embargo, si mantenemos este patrón nos enfrentamos a un problema mayor de riesgos que comprometen nuestros recursos y generan un impacto negativo no tan solo al medio ambiente, sino a nuestra salud.

Este enfoque ha ido cambiando en los últimos años a raíz de la concientización que se ha ido generando en los distintos sectores poblacionales. Con estos cambios se generan nuevas tendencias y economías de las cuales las empresas no están exentas. De aquí nace lo que se conoce como la Economía Circular que trae nuevas prácticas empresariales con una visión dirigida a la sostenibilidad y al consumo consciente de nuestros recursos. Queda en las empresas decidir si se adaptaran a este modelo económico ya sea por convicción o por conveniencia.

¿Qué es la Economía Circular?

 La Economía Circular va dirigida a imitar los principios básicos de la naturaleza en donde no existen vertederos porque todo se reutiliza. Es decir, las plantas obtienen energía, extraen nutrientes del suelo, crecen, sirven de alimento a otras especies, mueren y todo se descompone de tal forma que se prepara para un nuevo ciclo. Con esto en mente, una Economía Circular es aquella que es restaurativa y regenerativa en donde se obtienen los recursos, se producen bienes o servicios que mantengan su utilidad, se reduce el consumo y el desperdicio y al final se rehusen, reparen, reciclen y reinserten en el ciclo. Su objetivo principal, además de generar prosperidad económica es proteger el medio ambiente, prevenir la contaminación y dirigir las empresas hacia un desarrollo más sostenible.

Oportunidades (basadas en el Marco ReSOLVE)

La Fundación Ellen MacArthur ha generado un conjunto de acciones que las Empresas y los Gobiernos pueden adoptar con la finalidad de adaptarse a la Economía Circular. En su marco por sus siglas ReSOLVE cubren lo siguiente: Regenerate (Regenerar), Share (Compartir), Optimise (Optimizar), Loop (Bucle), Virtualise (Virtualizar) y Exchange (Intercambiar). Esta herramienta sirve para generar estrategias circulares y nuevas iniciativas de crecimiento para las empresas.

Con la adaptación a este modelo económico se generan 4 grandes oportunidades en el sector empresarial:

  • Mayor crecimiento económico

  • Grandes ahorros en los costes de materias

  • Fuerte potencial para la creación de nuevos empleos

  • Innovación como estímulo para nuevas ideas y desarrollos tecnológicos

En la actualidad tenemos un modelo económico que no está siendo sostenible y nos encontramos en un sistema que favorece el modelo lineal. Con la adaptación del modelo circular hemos visto como el modelo lineal se ha ido debilitando por la fuerza que ejercen las nuevas tendencias disruptivas. Debemos tener en mente que esta transición conlleva un proceso extenso a medida que las empresas puedan ir adaptándose a la misma. Cada empresa debe evaluar cuales son las posibles medidas que deben tomar para poder generar la transición.

La circularidad está abriendo paso a la conjugación de factores económicos, tecnológicos y sociales y nos enfrentamos a un nuevo desafío basado en la conciencia sobre el presente y el futuro de nuestro planeta.