Las ideas no tienen fecha de expiración. Y es que cada historia de emprendimiento es distinta y el tiempo de desarrollo de ideas puede variar de acuerdo a la persona. Ese es el caso de la creadora de Trapiche Gelato.

A través de su experiencia, Tatiana Rosado ha identificado las características principales de un emprendedor: disciplina, compromiso, perseverancia e inteligencia emocional. Esas cuatro cualidades la ayudan a mantenerse firme en la aventura de emprender.

La joven emprendedora estuvo trabajando durante dos años con el desarrollo de esta idea que surgió por su amor al dulce y lo que identificó como un mercado ausente en el Viejo San Juan.

“Yo recuerdo que unos amigos vinieron a visitarnos y no teníamos a donde llevarlos a comer helado en el Viejo San Juan, tampoco teníamos mucho tiempo como para llevarlos a una heladería fuera del área”, dijo Rosado. Esa observación la llevo a conceptualizar la idea y creación de Trapiche Gelato.

El concepto trata sobre una heladería artesanal ubicada en el casco de la capital que busca transmitir una experiencia distinta al momento de saborearse un cremoso gelato elaborado en el local . Los sabores son extraídos de frutos que incluyen desde piñas de Lajas hasta frutos de afuera.

“La idea es que las personas puedan celebrar algún acontecimiento o que anden caminando por el Viejo San Juan en familia y se puedan disfrutar un gelato. Nosotros ofrecemos toppings sugeridos como besitos de coco, mantecaditos, entre otros inspirados en dulces típicos puertorriqueños”, explicó Rosado.

El trapiche es el molino que extrae el jugo de la caña de azúcar simbolizando una etapa histórica en nuestro país. En ese contexto, Tatiana quiso enmarcar su negocio. Como un lugar en donde las personas pueden ir a celebrar eventos importantes. Además, de resaltar el valor histórico de las heladerías en los cascos urbanos.

Es así como Tatiana luego de dos años de coordinación ha posicionado su negocio como una heladería original llena de sabor local y creativo. Dentro de los sabores más populares se encuentran el café, parcha, tamarindo y aguacate. Incluso, producen algunos productos sin lactosa.

Tatiana decidió emprender con impetú y confianza convirtiéndose en un ejemplo de perseverancia y disciplina. Llenando de sabor y dulces momentos la calle San José en el Viejo San Juan.