Para poder conectar con recursos y personas importantes del ecosistema emprendedor es necesario que desarrolles un pitch. Un pitch es una presentación que realizas sobre tu idea de negocio para convencer a un posible inversionista o aliado. El mismo debe estar preparado de forma precisa, concisa y directa, mientras más corto y limpio sea más efectivo será.

Para que domines el arte del pitching de la mejor manera, hemos reunido cinco consejos para que puedas sobresalir en tu presentación.

  1. Utiliza más imágenes que texto

El cerebro procesa las imágenes 60,000 veces más rápido que los textos, por lo que se recomienda que tu presentación contenga más fotos que texto. Tampoco debe estar muy cargada, es importante que crees un balance con los elementos visuales que piensas presentar. Además, asegúrate de que el contenido que incluyas en tu presentación de pitch sean relevantes a los asuntos que traigas a colación.

  1. Ve vídeos de pitches y fíjate en detalles importantes

La forma ideal de obtener buen insumo de cómo ejecutar un buen pitch es viendo como otros emprendedores los desarrollan. El programa de televisión Shark Tank es un excelente foro donde cientos de emprendedores realizan pitches de sus negocios a potenciales inversionistas. Observa detalles de elementos que tienen todos en común, cómo se proyectan y la energía que emplean. Estos elementos son los que hacen un pitch oportuno.

  1. Cuenta una historia

Los pitches de hoy día se caracterizan por contar una buena historia antes de llevarte hacia los componentes del negocio y detalles financieros. Esto se hace para que los oyentes comprendan de manera más sencilla la razón por la cual decidiste ejecutar la idea y ver claramente el problema y la oportunidad que detectaste. 

  1. Sé carismático y lleva la reunión como si fuera una conversación

La actitud es muy importante en el mundo de los negocios, por lo que debes asegurarte de mostrar simpatía y apertura con las personas que interactúas. También debes mostrar tus valores y aptitudes, así vas creando una buena imagen con personas que te pueden brindar oportunidades potenciales para ti y tu negocio.

  1. Calidad es mejor que cantidad

Acuérdate de ir al grano con tu idea, ya que es lo más que le interesa a tus potenciales inversionistas. Explica de manera resumida tu empresa, el problema, la solución que propones y las oportunidades que le ves. Menos es más, así que es importante que ofrezcas detalles vitales de estos aspectos para que los inversionistas entiendan tu idea.

 

Recuerda preparar una presentación visual adecuada, ni muy vacía, ni muy cargada. El promedio de tiempo que los inversores pasan escuchando emprendedores como tú son 3 minutos y 44 segundos, así que optimiza tu tiempo lo mejor que puedas.