Por: Yanitzary Alvarado

La validación de tu idea de negocio es un paso esencial que te permite conocer cuánta oportunidad de crecimiento tendrás con tu idea. Esta fase te permite estructurar y conceptualizarla en todas sus partes para poder implementarla de forma más completa. Para saber si tu idea está debidamente validada, te aconsejamos varias preguntas que puedes hacerte.

  1. ¿Cuán posible es?

La respuesta a esta pregunta debe estar sustentada por información acerca de todo lo que conlleva hacer tu idea posible. Necesitas saber los recursos que requiere, materiales y conocimiento que necesites adquirir. Al igual, si hay mano de obra disponible y accesible, cuánto capital tienes e información de tu industria.

  1. ¿Es necesaria?

También debes investigar si a tu mercado contemplado le estarás satisfaciendo una necesidad. Esto es clave, ya que con esta pregunta estarás validando si se venderá una cantidad razonable de tu producto o servicio. Si la necesidad no está, sabes que debes modificar tu idea hasta que detectes una oportunidad viable.

  1. ¿Cómo se manifiesta la innovación?

En un mundo que constantemente cambia, sobre todo en el sector de la tecnología, es de vital importancia asegurarse que el producto o servicio que vayas a traer no quede obsoleto dentro de poco tiempo. Investiga las tendencias futuras de tu industria para que utilices métodos afines a las condiciones de tu mercado.

  1. ¿Cómo compararías tu producto o servicio con las soluciones actuales?

La diferenciación es clave a la hora de lanzar tu idea, ya que será un factor determinante para tu consumidor. Estudia bien tu competencia y las maneras en que se resuelve el problema que buscas solucionar y destaca cómo tu producto o servicio se diferencia en tu pitch.

  1. ¿Cuál es el beneficio de tu idea para las personas?

Recuerda que el consumidor busca satisfacer sus necesidades y que los productos o servicios que compren les brinde algún beneficio. Acentúa esas cualidades y funciones de tu solución a la hora de presentar tu producto o servicio, ya que esos elementos serán los que crearán interés en el cliente.

Comienza por estas preguntas para validar tu idea. Utiliza herramientas y recursos para que te instruyas y te ayuden en el proceso. No desesperes, recuerda siempre que la validación es la plataforma para elevar tu idea y hacerla realidad.