La hazaña olímpica de la atleta puertorriqueña Mónica Puig está llena de enseñanzas para aquellos que desean emprender. Y es que esta campeona que obtuvo la primera medalla de oro para Puerto Rico en unas olimpiadas, es ejemplo de que el enfoque y la determinación son la fórmula del éxito. Su actitud resiliente fue clave en el proceso para lograr subir al podio.

Por eso, en INprende hoy compartimos 10 enseñanzas emprendedoras que esta atleta profesional nos ha regalado a través de su gran desempeño como atleta.

1- Lo poderoso de creer en nosotros: Mónica nunca dejó de creer en ella aun cuando el juego no estaba a su favor. Eso era su clave para poder continuar hacia su meta. Uno de los elementos primordiales de todo emprendedor: la seguridad.

2-El enfoque y la determinación nos llevan al éxito: La mirada de Mónica y sus expresiones transmitían enfoque y determinación. Nadie puede detener a quien sabe hacia donde se dirige, son el enfoque y la determinación esos elementos que diferencian a un emprendedor.

3- La disciplina es nuestra mejor característica: Para un atleta, la disciplina lo es todo y para cualquier emprendedor también. Son muchos los sacrificios que un emprendedor tiene que hacer y la disciplina es clave para desarrollar proyectos e ideas y por supuesto, continuar con miras hacia nuestra meta.

4- El premio a quienes somos resilientes: Bien dicen que «caerse es permitido pero levantarse es obligatorio…». Mónica no había tenido su mejor año y muchos no la colocaban en el podio olímpico. Sin embargo, sus pasadas experiencias le ayudaron a desarrollar una actitud resiliente en cada juego. Nunca se rindió y continuó con el mismo entusiasmo hasta el final.

5- Nuestro esfuerzo nunca pasa desapercibido: Cada esfuerzo por pequeño que sea siempre nos acerca más a nuestra meta. Son esas horas que dedicas a trabajar por tus metas, las que al final te brindan excelentes resultados. Bien dice el dicho que » el trabajo duro siempre paga».

6- El valor de soñar en grande: Soñar en grande y visualizarte es fundamental al momento de proponerte metas. Eso hizo Mónica, quien decidida jugó cada partido como si fuera el último. Siempre soñando con lograr escuchar La Borinqueña en los juegos. ¡Sueño que se hizo realidad!

7- La motivación que nos brindan cuando nos subestiman: Nadie pensó que ella lo lograría, especialmente sus contrincantes. Los expertos del tennis no daban a Mónica cerca del medallero olímpico. Sin embargo, Mónica nunca se detuvo, todo lo contrario pues utilizaba esos comentarios como motivación para vencer.  No importa tanto que otros crean en nosotros quien único tiene que creérselo somos nosotros mismos.

8- Cuando se juntan el talento y  la pasión el éxito es inevitable: El talento es un elemento que se acompaña de la pasión. Ese es el motor que refleja ese compromiso con tu desempeño. Esa pasión la llevo a trabajar duro hacia su meta, misma pasión que necesitarás para emprender por tus sueños.

9- La perseverancia debe ser nuestra meta diaria: Sin duda, su perseverancia la trajo hasta aquí. Pero no se trata de perseverar por determinado tiempo,  es perseverar todos los días y en cada oportunidad que se te presenta.

10- Podemos hacerlo posible si nos lo proponemos: Cuando te propones metas claras puedes lograrlas. Esto define tu coraje y voluntad por lograr cumplirlas.

Recuerda ser emprendedor, va más allá de tener negocios. Es un estilo de vida que al igual que Mónica Puig puedes adoptarlo. Esa es la medalla de oro que Puerto Rico necesita, que todos logremos desarrollar ese espíritu emprendedor lleno de resiliencia.